jueves, 1 de mayo de 2014

Cheesecake de Oreo

¡Buenos días!

¡Y feliz día del trabajador! ¿Habéis pensado en hornear o preparar algo para celebrarlo?
O quizá ya tenéis la mirada puesta en el día de la madre...

Os propongo este delicioso Cheesecake de Oreo. Está.. mmmm.... Esponjoso y suave y con ese toque crujiente de la base de galletas de oreo.... ¡rico, rico!




Cuando lo preparé fue todo un éxito y una grata sorpresa al paladar.
¿Os animáis a hacerlo?



Siguiendo la receta de Alma Obregón de su libro Objetivo: Tarta Perfecta, para hacerlo necesitaremos:

Para la BASE  de GALLETAS:

  • Un molde desmontable de 18 cm (yo lo hice con uno de 20cm)
  • 100 gr. de galletas Oreo
  • 25 gr. de azúcar
  • 50 gr. de mantequilla

Para el RELLENO:

  • 300 gr. de queso blanco de untar
  • 250 gr. de queso mascarpone
  • 160 gr. de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • 3 huevos M
  • 50 ml. de nata para montar
  • 10 galletas Oreo machacadas
Para la DECORACIÓN:
  • 150 ml. de nata de montar
  • Azúcar superfino al gusto
  • Galletas Oreo

¿Cómo la hacemos?
Precalentamos el horno a 180º y engrasamos el molde con spray antiadherente (con mantequilla si no tenéis). Cubrimos la base desmontable con papel de horno.
Trituramos las galletas en la picadora de la batidora (rápido y eficaz!) y las mezclamos con la mantequilla fundida y el azúcar. Cuando esté bien mezclado, cubrimos la base del molde con esta pasta de galleta y la metemos en la nevera mientras preparamos el relleno.


Batimos los dos quesos junto con la harina y el azúcar hasta que la mezcla sea homogénea y vamos incorporando los huevos uno a uno (recordad que es mejor abrirlos primero en un bol aparte para comprobar que no nos caen cáscaras a la mezcla). Añadimos la nata y las oreo machacadas y batimos a velocidad baja hasta que esté todo bien mezclado.
Vertemos la masa en el molde que habíamos puesto en la nevera y horneamos durante 15 minutos a 180º y después a 120º durante 60-70 minutos más o hasta que la superficie se haya cuajado y sólo quede el centro un poco húmedo.
La sacamos del horno y cuando esté a temperatura ambiente, pasamos un cuchillo entre el molde y la tarta sin llegar a desmoldar, sólo para que no se rompa ni agriete. Y la metemos en la nevera unas 6 horas o , mejor, toda la noche. 
Cuando vayamos a servirla, la decoramos con la nata montada por encima y galleta Oreo rallada, así como con unas galletas enteras, si queremos.

¡Y lista para disfrutarla! Está muy buena ya veréis. A mí me encantó el contraste con la base crujiente de Oreo,¡cada mordisco era una delicia!


Espero que paséis un buen día de fiesta, y si tenéis puente (¡afortunados!) que lo disfrutéis y descanséis mucho.

Besos y hasta pronto.



P.D. ¡Ah! Sant Jordi me trajo el libro Objetivo: Galleta perfecta, ¡yupi! ¡Estoy deseando hornear y enseñaros el resultado! 

9 comentarios:

  1. Los cheesecakes son mi perdición, hace tiempo que quiero hacer alguno pero como siempre nunca encuentro el buen momento. Tiene una pinta, rico rico :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendrás que encontrar el momento porque está buenisima!!!!

      Eliminar
  2. Fotos impresionantes, parecen de revista. Y muy buena pinta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uoo gracias! n_n tengo que ponerme en serio con esto de las fotos...

      Eliminar
  3. Todo lo que lleve oreo esta buenísimo, pero esto es supremo!!!

    ResponderEliminar
  4. Increible!!! boníssima!! Lo más de lo más!! TASTEU-LA!! jo ja ho he fet!! ;P quan repetim?? :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, ¿adivináis con quien compartí esta tarta? Gracias MJ!!!

      Eliminar