domingo, 27 de julio de 2014

Bizcocho de vainilla con oreo

¡Buenos días!

¡Es un placer poder deciros que ya tenemos cocina! Me hace tanta ilusión...

Aún falta acabar de limpiarla y colocarlo todo, pero ¡se acabaron los obreros por casa! ¡¡¡¡¡¡Yuju!!!!!!!!

Y si todo va bien, mañana ya nos traen los muebles del comedor. Así que ya lo tendremos todo y ya podremos empezar a abrir cajas y a organizarnos y hacer de esta casa nuestro hogar.

Parecía que nunca iba a llegar el momento... ¡estamos muy contentos!

Faltarán algunas cosillas, de esas pequeñas que van surgiendo sobre la marcha, pero lo gordo ya está (ahora de fondo tendría que sonar la canción de Happy...   ^_^) .

Así que pronto encenderé el nuevo horno y ¡a cocinar y probar nuevas recetas!

De momento, hoy os traigo un bizcocho muy sencillo que preparé hace ya tiempo para la hermana de una buena amiga que estudia diseño y fotografía y necesitaba postres para hacer fotos y presentar un trabajo.
¡Ya veréis que fotos más chulas! Nada que ver con las mías, jejeje... Os las iré enseñando poco a poco.

La receta es de bizcocho de vainilla con oreo y es fácil, está muy rica y es una buena idea como merienda o desayuno si queremos preparar un bizcocho sencillo que no sea el típico.


Fotografía de Anna Bosch Campàs (¡gracias!)
    


Esta receta la encontré hace ya tiempo en el Blog El Rincón de los Postres de Verónica Losada y es un acierto total.



¿Qué necesitamos para prepararlo?


  • 125 gr. de harina
  • 140gr. de azúcar
  • Medio sobre de levadura química
  •  Una pizca de sal
  • 125 ml. de leche
  • Media cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 huevo (yo puse uno M)
  • 45 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  •  5 galletas oreo



Preparación:
Precalentamos el horno a 170º y engrasamos un molde rectangular.
Tamizamos la harina en un bol y añadimos la levadura, la mantequilla, el azúcar y la sal. Lo batimos todo hasta que los ingredientes se integren y obtengamos una mezcla bastante arenosa.

En otro bol aparte, batimos la leche con el huevo y la vainilla y cuando esté bien mezclado, lo incorporamos en la mezcla anterior.
Batiremos todo hasta que la masa resultante sea homogénea.

A continuación,  partimos las galletas oreo en trocitos, no hace falta que sean muy pequeños, y los añadimos a la mezcla y con ayuda de una espátula lo unismos todo bien.
Vertemos la mezcla en el molde rectangular previamente engrasado para que no se nos pegue y lo horneamos a 170ºC durante unos 25-30 minutos.

Para saber si ya está hecho, pinchamos en el centro con un palillo, si sale seco ya lo tenemos, sino, lo dejamos unos minutos más.
Tras sacarlo del horno, lo dejamos enfriar en el molde sobre una rejilla y cuando esté tibio, desmoldamos y dejamos que se acabe de enfriar en la rejilla.

¿Qué os parece?

En casa no dura nada cuando lo preparo, el contraste con la galleta resulta delicioso.

Bueno, pues lo dicho, que ¡ya tengo cocina!
Hoy me voy con mis amigos de barbacoa para coger fuerzas y mañana limpiar, limpiar y limpiar para tenerlo pronto todo en su sitio y poder seguir preparando cositas.

¡Feliz domingo!



3 comentarios:

  1. Hola l'ha vaig provar de fer i esta molt bina ara la teva te millor pinta ^^ Se'm va dorar molt de fora i tardava en fer-se de dins pero al final be... lo que una mica endurida de fora

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado!!
      Otra vez prueba a bajar un poco el horno, quizá el tuyo es más potente... Los hornos a veces nos hacen un poco la puñeta... Es cuestión de pillarles el tranquillo.

      Gracias por tu comentario!

      Eliminar