domingo, 4 de octubre de 2015

Muffins de calabaza

¡Hola de nuevo!

Mientras seguimos esperando el nacimiento de nuestra peque, ha llegado ya el otoño, con sus frutos y hortalizas típicas ¡que hay que aprovechar bien!

Hoy quiero compartir con vosotros una receta con calabaza. No sé si os he explicado alguna vez cuánto me gusta la calabaza. Me encanta ya su olor des de el momento en que comienzas a partirla, aunque todo sea dicho, partirla y pelarla es una tortura... ¡Pero está tan rica! No sé cuantos purés de calabaza he podido llegar a comerme durante el embarazo, a veces con Sergio incluso bromeamos de que la niña va a salir naranja...

En fin, que me gusta mucho y aunque en los súpers podemos encontrarla durante todo el año, es el otoño su época de esplendor, así que hay que aprovechar para preparar recetas bien ricas como esta que hoy os propongo.


Es una receta sencilla, sin huevo, que resulta especialmente esponjosa, con un toque como húmedo por la harina de almendra y la misma calabaza cruda... 

¡Tenéis que probarlos!
Para preparar estos muffins necesitaremos:
  • 1 yogur natural (puede ser de soja y así se convierten en muffins veganos)
  • 140 gr. de azúcar
  • 200 gr. de calabaza cruda picada
  • 5 gotas de aroma de naranja (o ralladura de naranja o zumo de naranja)
  • 100 gr. de harina de trigo
  • 100 gr. de harina de almendra
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 1/4 cucharadita de canela molida
  • 20 gr. nueces troceadas
¿Cómo los hacemos?

Precalentamos el horno a 175º con calor arriba y abajo y preparamos los papeles de los muffins (si son cápsulas de papel grandes salen unos 6 ó 7, si usáis las normales de magdalenas os saldrán entre 10 ó 12)

Picamos con el accesorio de la batidora 200 gramos de calabaza cruda y los reservamos.

Batimos el yogur con el azúcar.

Incorporamos las harinas, la levadura, la canela y la pizca de sal y batimos.

A continuación, ponemos la calabaza triturada, mezclamos bien y añadimos las nueces troceadas y el aroma de naranja y removemos para que se mezcle bien.

Rellenamos nuestras cápsulas casi hasta arriba y horneamos unos 15 minutos. Pasado este tiempo, comprobamos con un palillo si están bien hechos y los sacamos para que se enfríen sobre una rejilla. Sino, dejamos dentro del horno unos minutitos más.




Podéis ponerles por encima un glaseado a base de nata, azúcar glacé, agua y nueces que les acaba de dar un toque dulce y goloso irresistible.
Se prepara con 50 gr de azúcar glacé, dos cucharadas de nata líquida para montar y un poquito de agua. Se mezcla bien y se le añaden nueces picadas por encima. Si utilizáis cápsulas muy grandes y tan sólo os salen unos 6 muffins, con la mitad de cantidad para el glaseado tendréis suficiente.

Cuando los muffins estén fríos repartís con una cucharita el glaseado por encima ¡y listos! ¡A disfrutar!
¡Nos han gustado mucho! No duraron nada en casa, y tendríais que haber visto lo contento que estaba mi sobrino con los muffins de calabaza de otoño...

Espero que os gusten y que compartáis con todos nosotros el resultado.

¡Hasta pronto!







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada