lunes, 14 de diciembre de 2015

Merengue con frutos secos

¡Hola de nuevo!

qué contenta estoy de haber encontrado un momentito para sentarme a escribir y a compartir una nueva receta.

Cuando  publiqué el delicioso bizcocho de naranja con chocolate no sabía que esa noche me pondría de parto y que tras unas largas horas, el día 14 de octubre ya podría achuchar a nuestra peque n_n
Hoy justamente Júlia cumple dos meses, y aunque es una gran tópico tengo que decirlo: qúe rápido pasa el tiempo! Media baja maternal ya consumida... Ais...
¡Pero qué felices estamos! Muy, muy muy contentos y disfrutando de ella.

¡Estas navidades van a ser tan especiales! Como sabéis, somos muy navideños, ¡nos encantan estos días!Y estamos disfrutando especialmente decorando la casa, preparando las postales, buscando regalitos... Sabemos que Júlia aún no es consciente de lo que pasa alrededor, pero si sus papis están felices, ¡eso sí que le llega!

Bueno, no os doy más la tabarra con mi reciente maternidad (so happy!), y a lo que vamos, a compartir una nueva receta con vosotr@s. Hoy os traigo una muy sencilla que me transporta a los largos paseos que dábamos con mi padre de pequeña y a nuestra parada en una pastelería para comparnos unos deliciosos merengues. 
Ya os comenté en el post del bizcocho de naranja y chocolate que no tirarais las claras de los tres huevos porque os iba a proponer una dulce manera de aprovecharlas, Pues aquí la tenéis: merengues con frutos secos. ¡Me encantan!



¿Vamos con ellos?
Necesitaremos:

  • 3 claras de huevo
  • un puñado de avellanas tostadas y peladas
  • un puñado de almendras tostadas
  • 250 gr. de azúcar
  • 2 cucharaditas de zumo de limón
  • un pellizquito de sal
¿Cómo los hacemos?

Precalentamos el horno a 100º y preparamos un bandeja con papel de horno encima.

Picamos un poco las avellanas y las almendras par que nos queden troceadas y las reservamos.

Batimos las claras con las varillas a punto de nieve. Mientras batimos, vamos incorporando muy poco a poco el azúcar y después, la sal y el zumo de limón. Batimos bien hasta que estén bien montadas, brillantes. Sabemos que están listas cuando al girar el recipiente, no se caen.

Añadimos los frutos secos removiendo con una espátula con cuidado.

Ponemos el preparado en una manga pastelera y hacemos montoncitos sobre el papel que hemos preparado en la bandeja. 

Horneamos durante una hora y media ¡y listo!

¡Ya véis qué fácil es!

Propuesta: podéis hacerlos sin frutos secos si no os gustan o hay alérgicos. También podemos poner colorante verde a la masa y hacer montoncitos con forma de arbolito de navidad para obtener unos merengues muy acorde con las fechas...

¡Espero que os gusten! 

¡Hasta pronto!

Besos

PD ¿ya tenéis la casa decorada? ¿Listos para las fiestas? ¡viva la navidad!

Recordad que tenéis algunas propuestas de postres y dulces para estos días:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada